253 | Arthur

Acude a la entrevista con un libro en las manos. Lleva por título ‘La dieta de las princesas chinas’ y es el último que escribió. El texto aborda un tema contemporáneo: la dificultad para bajar de peso y la frustración de intentarlo por múltiples vías, sin éxito. También ofrece una solución, porque a ello se dedica Arthur Rowshan, a brindar soluciones concretas para problemas concretos. Por su consulta de la Clínica Euskalduna han pasado infinidad de personas en busca de ayuda y consejo profesional. Sobre todo, para dejar de fumar.

Iraní de nacimiento, canadiense de adopción y vasco por elección, Arthur ha centrado su interés en aquellas “dificultades cotidianas que nos impiden alcanzar una vida plena”. O, mejor dicho, en erradicarlas con eficacia. “Ante un problema determinado -explica-, la psicología tradicional se centra en el origen y el porqué. A mí me interesa el cómo. Lo que procuro es entender de qué modo funciona algo para intentar cambiar el patrón y, una vez que lo consigo, comprender mejor las razones. Es decir, es la propia solución la que me ayuda a entender el problema”, resume en un perfecto castellano.

Tras beber un sorbo de agua, continúa, para redondear la idea: “Tendemos a pensar que si comprendemos el porqué de algo seremos capaces de cambiarlo. Y no es así. No basta con saber que fumas porque sientes ansiedad, o porque te sientes inseguro, para que puedas dejarlo. Es preciso enfocarlo de otro modo”, opina el terapeuta, que se ocupa de aclarar que él no es psicólogo y que en su consulta no hace análisis ni diagnósticos. “Mis sesiones están enfocadas en términos de desarrollo personal -dice- . Y son prácticas”.

A pesar de esta puntualización, lo cierto es que Arthur es diplomado en Psicología por la Universidad de Waterloo, en Canadá, tiene un master en Tabaquismo, es experto en Hipnosis Clínica y Relajación y, también, en trabajo grupal. De hecho, viaja con asiduidad a Barcelona, Sevilla y Madrid, donde realiza sesiones en grupo para dejar de fumar. “En general, cuando alguien acude a mí es porque ya lo ha probado todo y no ha tenido los resultados que esperaba. Busca una alternativa y eso es lo que propongo. Mi trabajo consiste en crear una situación concreta en la que las personas puedan utilizar los recursos que tienen para superar un problema”.

Arthur considera que ceñirse a una corriente o un dogma determinado es una limitante para el terapeuta. “Yo no tengo prejuicios dogmáticos de ninguna escuela”, dice. Su método -muy personal, puesto que lleva su nombre- combina postulados del filósofo austríaco Karl Popper, el chino Lao-Tsé -fundador del taoísmo- y el portugués Antonio Damásio, premio Príncipe de Asturias en 2005. “El cerebro no toma decisiones basándose únicamente en la razón”, cita de este último. “Por ello, busco poner en práctica estrategias alternativas, sin prejuicios ni teorías, hasta encontrar una solución elegante y eficaz”, agrega.

Canalizar la energía

Su propuesta profesional es “canalizar mejor la energía en lugar de reprimirla y contenerla” y para ello se sirve de “pequeños cambios y ajustes”: justo lo contrario a su trayectoria personal, en la que ha hecho grandes modificaciones. Desde que partió de Irán, cuando tenía quince años, hasta que llegó a Bilbao en 1997, Arthur ha vivido en distintos lugares del mundo: de Italia y Suecia a la República Checa a Canadá, el país donde comenzó su carrera y del que tiene nacionalidad, aunque se considera un ciudadano del mundo, acorde a su fe Bahai.

La religión, precisamente, fue el origen de ese periplo. “La situación era difícil para los Bahai en Irán y, lejos de resolverse, se complicaba cada vez más. Poco a poco, mi familia decidió marcharse y yo partí hacia Italia con uno de mis hermanos”, cuenta. Su familia fue también la razón principal para afincarse en Euskadi, puesto que en esa diáspora, algunos de los suyos habían venido aquí. Bilbao le sorprendió entonces y le sigue sorprendiendo ahora. “La ciudad ha experimentado un cambio espectacular y yo he tenido la suerte de verlo. Combina muy bien las características de una gran metrópoli, porque lo tiene todo, pero a su vez es pequeña y nunca te llega agobiar. Un buen lugar para echar raíces”, concluye.

Anuncios
2012 América del Norte Asia Ellos

22 | Kamran

Kamran Imani está por cumplir treinta años… de residente en Euskadi. Llegó en julio del 79, cuando apenas era un chaval, y ha vivido más tiempo en Vitoria que en Tehrán, su ciudad de origen. Aquí logró tener su negocio, formar una familia, vivir con tranquilidad y profesar su religión sin miedo. Porque Kamran -o ‘Kami’, como le conoce todo el mundo- es bahai y decidió marcharse de Irán cuando estalló la revolución musulmana.

Concede la entrevista el 24 de diciembre: Nochebuena para los cristianos, buena noche para él, que cerrará su local más temprano. Allí mismo, en su tienda de alfombras, relata el modo en que llegó a Vitoria y buena parte de su vida, marcada por ese viaje. Entre tanto, atiende a sus clientes, saluda a sus amigos vascos y les desea, por anticipado, una muy feliz Navidad.

“No hay nada más bonito que un jardín con flores distintas. No hay una más bella que otra; todas tienen su encanto -opina-. Con la sociedad es igual. Existen muchas caras, ideas y principios diferentes. La variedad es muy importante; el desafío es convivir en paz”. Así reflexiona Kamran, quien ha optado por un diminutivo, Kami, ya que nadie pronuncia bien su nombre. “Antes de que me llamen karrán o cabrón, prefiero que me digan Kami”, dice entre risas.

La simpatía es, sin duda, una de sus mejores facetas. Incluso para narrar momentos duros de la vida, como aquel día en Irán, cuando amenazaron a la farmacia en la que trabajaba de mozo de recados por no tener a la vista ninguna imagen del Sha. “Dijeron que nos pondrían un petardo y la volarían por los aires, así que, al cabo de una hora, ya teníamos una foto enorme, de un metro por tres, que era más grande que la puerta”.

Entonces él tenía diecisiete años, había terminado el secundario y trabajaba como recadero para ganarse un dinerillo. Cuando la situación se recrudeció, tomó la decisión de irse, con cien dólares en el bolsillo. “Tuve suerte -recuerda ahora-. Salí de Irán en avión, con toda la normalidad del mundo. Tres años después, la que hoy es mi mujer tuvo que irse a pie, atravesando las montañas y viajando por carreteras de mala muerte”.

Su primer destino fue Holanda, donde vivían sus hermanos. Allí se apuntó en la Escuela de Idiomas, que “ofrecía un 2×1: si estudiabas holandés, te obsequiaban un curso de castellano”. ¿El resultado? No aprendió nada. “El locutor de las cintas que oíamos hablaba demasiado deprisa, pero, eso sí, conservé el libro. De hecho, viajé a Pamplona un año después con lo puesto, sin conocer el idioma y con el libro de castellano bajo el brazo”. En la capital navarra vivían sus primos, y fueron ellos quienes le enseñaron el idioma.

Vitoria bahai

Amsterdam, Pamplona… ¿por qué venir a Vitoria, donde no conocía a nadie? “Porque en Vitoria no había nadie que conociera mi religión. Quise asentarme en un sitio donde pudiera extender la filosofía bahai”, responde; una creencia relativamente novedosa -“nació en Irán, hace 168 años”- que defiende la igualdad de derechos entre el hombre y la mujer, y que también tiene sus dogmas en el cuidado del medio ambiente. “Es una visión distinta de la humanidad, más actualizada, más acorde a nuestro tiempo”, señala.

En la capital alavesa, Kami nunca se sintió rechazado. pero sí más extranjero que ahora. “Antes éramos muy pocos y me sentía algo solito. Sólo había un restaurante chino en la ciudad. Recuerdo que caminaba por la calle en busca de alguien que pareciera de fuera y no era tan fácil encontrarlo”.

Con lo que sí se encontraba, y a menudo, era con el desconocimiento y la curiosidad. “En cuanto yo hablaba de Irán, la gente me preguntaba cosas. Una vez, una señora me dijo que había estado, que quedaba al lado de Costa Rica”, cuenta divertido. Por supuesto, no se ofendió. “Antes de venir aquí, yo pensaba que España era un país comunista, así que la ignorancia era mutua”, confiesa. “Lo que me duele es que hoy en día se meta todo en el mismo saco; ya sea para hablar de islamismo y fundamentalismo como si fueran la misma cosa, como para hablar de los vascos y el terrorismo en Euskadi”.

Artículo publicado originalmente por Laura Caorsi en el diario El Correo.
2007 Asia Ellos