225 | Zacarías

Cuando se acerca el mes de marzo, una parte de la comunidad colombiana prepara actos de reivindicación y protesta. Hay un día -este año, el martes 6- en que se recuerda a todas las personas que han sido despojadas de sus tierras de manera arbitraria y forzosa. Campesinos, en su mayoría, que han quedado atrapados en el conflicto armado que vive el país y que lo han perdido todo. Muchos han sido víctimas de detenciones, desapariciones, desplazamientos… Y exilio.

Aunque el grueso de las manifestaciones tiene lugar en Colombia, también hay movilizaciones fuera, y Euskadi no es la excepción: la próxima semana habrá una concentración en la explanada del Teatro Arriaga. La convocatoria, dirigida a toda la sociedad, tiene varios objetivos. El primero es exigir la restitución de esas tierras y una profunda reforma agraria. El segundo, dar a conocer esta problemática en otros países del mundo. Y el tercero, darle visibilidad a los muchos exiliados colombianos que viven aquí, en condición de asilados políticos.

Zacarías Enciso es uno. Se marchó de su país el 6 de abril de 2010, acompañado por su mujer y su hija, y actualmente reside en Vitoria. “Yo no me fui de Colombia para tener una vida mejor, sino para poder vivir, que es algo distinto”, expone este ex dirigente campesino que pudo llegar aquí gracias a Amnistía Internacional y su programa de protección de defensores de Derechos Humanos.

“En mi país, era líder agrario -relata-. Trabajaba con organizaciones campesinas para defender los derechos de la gente que ha sido víctima de la confrontación armada. En las zonas rurales, además del arrebato de las tierras, hay un total abandono. El Estado no invierte allí, no construye centros sanitarios ni escuelas. Lo único que encuentras es mucha gente desplazada y sufrida, con gran indignación, escasa educación y armada con sus herramientas de labranza”, explica Zacarías, quien presidió durante varios años la asociación de campesinos ‘Agroguejar.

En un contexto como ese, el problema de ser activista es “el grado de exposición y el estigma al que te sometes”, señala. “En Colombia hay tres actores armados: el Estado, los paramilitares y la guerrilla; y cuando eres dirigente, te pones en medio de los tres. Debes ser participativo y democrático, pues tienes que hablar con todo el mundo, conocer puntos de vista, mediar. Y eso es lo que crea el estigma: como hablas y te reúnes con todos, siempre hay suspicacias sobre ti. Tu única herramienta de trabajo es la palabra y el pensamiento”. Hasta que los interlocutores se cansan de hablar.

Buscarse la vida, otra vez

“La amenaza era muy grande y por eso me marché. Llegué con mi familia a Madrid, y de allí nos fuimos a Alicante, donde vivimos hasta el año pasado”. Mientras estaban en la Comunidad Valenciana, Zacarías, su mujer y su hija fueron reconocidos en su condición de refugiados y, en mayo, el Gobierno les otorgó el derecho de asilo político.

“Hubo un momento, al año de venir, en que pensamos regresar a Colombia, pero la situación era tan inestable e insegura para nosotros, que descartamos la idea -explica-. Nos quedamos, el programa de Amnistía Internacional terminó y, a partir de entonces, tuvimos que buscarnos la vida”. La familia se trasladó de Alicante a Vitoria -esta vez, sí en busca de unas mejores oportunidades- y, aunque “la adaptación fue dura”, poco a poco lo han logrado.

“Ha sido difícil y no te voy a negar que, algunas veces, me sentí excluido. Los vascos son muy educados y respetuosos, pero la crisis económica no ayuda. Por otro lado, hay un desinterés institucional muy marcado. Como te decía al principio, yo no vine por ‘el sueño europeo’, ni llegué indocumentado. Vine por una necesidad vital y, ahora mismo, estoy ante una disyuntiva: si me quedo, vivo con dificultad, pues en casa entra un solo salario. Si me voy, me expongo al peligro y, además, renuncio al asilo”, plantea.

Y agrega: “Quienes venimos por causas ajenas a las económicas quedamos olvidados, como en un limbo. Tenemos los mismos problemas que un inmigrante cualquiera, con el añadido de que no podemos coger nuestras cosas y volver. No sin consecuencias”.

Un comentario en “225 | Zacarías

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s