104 | Nicolás

Nicolás Espinosa es arquitecto. Vino desde Colombia hasta Euskadi para formar parte de un proyecto que, en principio, iba a durar unos meses. Sin embargo, su viaje se alargó: desde que puso un pie en aquel avión han pasado casi diez años. «Acepté la oferta porque suponía una oportunidad profesional muy buena. No tenía previsto quedarme tanto, pero el caso es que aquí sigo», dice.

Hacía apenas un año que se había licenciado en Arquitectura y llevaba sólo seis meses ejerciendo su profesión cuando surgió la posibilidad de venir al País Vasco para continuar mejorando su técnica. «Por aquel entonces, la empresa para la que trabajo estaba desarrollando el proyecto de un parque tecnológico en Colombia. Lo hacía en colaboración con arquitectos de allí y, como parte del acuerdo, existía la posibilidad de intercambiar profesionales», explica Nicolás.

Él ya se había planteado trabajar en el extranjero durante un tiempo. Tenía planificado marchar a Estados Unidos -en concreto, a Nueva York- para «ver mundo, adquirir más experiencia y conocer las posibilidades que da el marco de otra ciudad, otro país y una cultura diferente». En ese sentido, el ofrecimiento de venir a Europa se antojó irresistible.

«Desde el punto de vista arquitectónico, España es un país reconocido a nivel internacional. Para muchos profesionales de fuera, venir aquí a trabajar es una gran oportunidad y un privilegio. Se trataba de una plaza muy buena y, a la vez, muy complicada de obtener, ya que había, y hay, demasiada demanda. Yo pensaba en EE UU como un destino más accesible, pero está claro que, culturalmente, aquello no tiene comparación con esto. Por eso cuando me plantearon venir a Bilbao, no lo dudé. Compré el billete de avión, armé la maleta y me vine».

Nicolás venía «en busca de la experiencia» e inicialmente pensaba estar aquí entre cuatro y seis meses. No obstante, cuando terminó el proyecto la empresa le ofreció continuar. «Fue lo típico del ‘ya que estás…’, ‘ya que estás…’. Y aquí sigo. Han pasado más de nueve años y no tengo intención de volver».

Sus palabras dejan claro que está a gusto, aunque en su día hacer los trámites no fuese rápido ni fácil. «Yo vine desde Colombia con una oferta de trabajo en la mano y, aún así, tardé un año y medio en conseguir mi permiso de residencia y trabajo. Siempre falta un papel, un sello o un paso», apunta. Y añade: «Quienes dicen que los de fuera venimos a quitar el trabajo a las personas de aquí, no contemplan la burocracia ni los filtros ni las barreras. No tenemos prioridad por ser extranjeros; más bien, es todo lo contrario: no sólo competimos por un puesto; administrativamente, lo hacemos con desventaja».

Evitar el aislamiento

Pero Nicolás es de los que opinan que la integración depende de cada uno. «Muchas veces se forman guetos de distintos países y eso no es bueno para nadie. Está bien reunirse con otras personas de tu país, pero cuando sólo haces amistad con gente de tu misma nacionalidad comienza el aislamiento. Si atraviesas medio mundo y vives aquí, pero sólo tienes relación con la gente de tu ciudad o tu barrio de origen, ¿de qué te sirve la experiencia? ¿En qué medida te enriqueces?», se pregunta.

Para él, lo fundamental es acercarse a los demás con naturalidad. «Tengo muchos amigos vascos con quienes he aprendido las particularidades de la cultura local mientras compartía la mía. Uno nunca deja de ser lo que es y yo siempre diré que soy colombiano, pero no voy sacando bandera por el mundo. Si uno decide vivir en otro lugar, tiene que abrirse a lo que hay y adaptarse a las costumbres, más allá de que las comparta o no».

«La riqueza de cambiar de país es justamente esa. Al salir de tu burbuja, ves las cosas de otro modo, comparas, contrastas, y tienes una visión más amplia. Eso favorece todos los aspectos de tu vida, desde el personal hasta el profesional. Tengo la suerte de haberme marchado de Colombia porque quería, no porque debía, y si estoy aquí es porque me gusta y porque quiero. De otro modo, no me quedaría».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s